Twitter ha comprado la ‘start-up’ Crashlytic. La empresa se encargará de tratar de evitar fallos en el sistema de la red social y aumentar su velocidad con respecto a la actualidad.

Crashlytic es una empresa de tan solo un año de vida dedicada al desarrollo de una aplicación capaz de crear informes en los que mostrar el error exacto en el que ha caído un servidor para poder ser reparado con mayor rapidez y precisión.

Empresas como Vine, ahora también propiedad de Twitter, Yelp o Kayak se habían interesado por este ‘software’, contratando sus servicios pero ha sido Twitter quien ha comprado recientemente la empresa para poder desarrollarla y evitar las constantes caídas que ha sufrido en el último periodo en su servidor.

Twitter no ha comprado los servicios de esta start-up en exclusiva sino que la permitirá continuar trabajando con otras empresas ya interesadas en los servicios de Crashlytic anteriormente como Yelp, Waze o Kayak.

Esta estrategia de compra, utilizada también por Google (NasdaqGS: GOOG – noticias) cuando adquirió los servicios de Android o YouTube, parece estar siendo la elegida por Twitter para crecer.

Crashlytic funcionará, de esta manera, como una división a parte de la sede de la compañía, como ya hizo cuando adquirió la start-up de Vine para la creación de su reciente herramienta de compartición y captura de videos y fotografías.

Desde la compañía de Crashlytic consideran la fusión con Twitter una buena noticia declarando estar “contentos” de poder anunciar la operación y llevar así la plataforma a “un nivel superior”.